Ir a la cesta de la compra Contacto Ir a la página principal Editorial Editorial Catalogo Sala prensa Foreign rights Newsletter Contactar Distribuidores Cesta
Buscador
Svevo, Italo
Biografía
De Wikipedia, la enciclopedia libre


 


Italo Svevo (Trieste, Italia, 19 de diciembre de 1861 - † Motta di Livenza, Italia, 13 de septiembre de 1928) es el pseudónimo de Aron Hector Schmitz, o simplemente Ettore Schmitz, un importante escritor italiano.


Biografía

 

Infancia y juventud


Nacido en Trieste, su padre Francesco era un comerciante alemán de origen hebreo mientras que su madre Allegra Moravia era italiana. Después de asistir a la escuela básica en su ciudad natal, en 1873 es enviado a Segnitz-am-Main, en Baviera (Alemania), para perfeccionar su alemán, idioma considerado indispensable en el mundo de los negocios. Es en este periodo en el que se acerca a los clásicos, leyendo sobre todo a Richter, Shakespeare y Turguéniev. Durante los cinco años que permaneció allí, le acompañó su hermano mayor, Adolfo; los dos últimos años se les unió el hermano pequeño, Elio, el cual escribió un interesante diario que constituye una fuente importante para el conocimiento psicológico del autor.


En 1878 vuelve a Trieste, donde asiste al Instituto Superior de Comercio "Pasquale Revoltella", pero después de tan sólo dos años el fracaso de la cristalería del padre le obliga a dejar los estudios y a trabajar en la filial en Trieste de la Unión Banquera de Viena, donde permanecería hasta 1899 como encargado de la correspondencia en alemán y francés.


 


El interés por la literatura


A pesar de ello no deja de ampliar sus conocimientos literarios y frecuenta asiduamente la biblioteca pública donde, al mismo tiempo que lee a los clásicos italianos y franceses, se acerca a la literatura psiconalítica. Comienza al mismo tiempo su colaboración con el periódico triestino “El Independiente”, de tendencia liberal-nacional, sobre el cual escribe con el pseudónimo de E. Samegli artículos y reseñas sobre los más variados argumentos. Aparece en este periodo su obra teatral “Ariosto gobernador”, así como su narración “El asesino de la calle Belpoggio”, la cual se publica en dicho periódico en 1890. Como Svevo tenía el italiano como segunda lengua, según algunos críticos la escribía mal, aunque otros han puntualizado que lo suyo no es un mal italiano, sino más bien la versión particular del lenguaje toscano en boca de un triestino.


 


Primeras novelas


En 1892 muere su padre y en el mismo año el editor Vram publica, a expensas del autor, su primera novela, a la cual titula “Una vida”, y en la cual utiliza por primera vez el pseudónimo de Italo Svevo, con el cual intentaba conciliar sus dos orígenes culturales, el alemán y el italiano.


En 1896 se convierte al catolicismo y se casa con su prima Lidia Veneziani (la cual escribiría “La vida de mi marido”) e inicia su colaboración con el periódico triestino “Il Piccolo”. En 1898 se publica por entregas en “El Independiente” su segunda novela, “Senilitá”, la cual será publicada posteriormente en el mismo año a costa del autor, pero sin obtener ningún éxito. En 1897 nace su hija Letizia.


 


La vuelta al trabajo


Desilusionado por su fracaso literario decide dedicarse exclusivamente al comercio y se convierte en el encargado del negocio de tintes Veneziani, el cual pertenece a su suegro Gioacchino. Por motivos del negocio debe realizar varios viajes al extranjero entre 1899 y 1912. Aunque durante esa época parece haber olvidado por completo su pasión literaria, en realidad continua escribiendo, siendo de este periodo sus obras “Un marido”, “Las aventuras de María” y una decena de narraciones más.


 


El interés por las teorías de Freud


A consecuencia de las sesiones psicoanalíticas a las cuales se somete su cuñado Bruno Veneziani en Viena con el doctor Freud, Svevo comienza a interesarse en el psicoanálisis. En 1907 conoce a James Joyce, el cual se encontraba exiliado en Trieste y ejercía de profesor de inglés en la academia Bertliz, donde estudiaba, y a consecuencia de este encuentro surge no sólo una profunda amistad sino una interesante colaboración literaria.


 


La guerra y el retorno a la literatura


En 1915, tras el estallido de la guerra, la familia abandona Trieste mientras que Svevo permanece solo para dirigir el negocio, que de todas formas será cerrado pocos años después. Sin trabajo, retoma sus estudios literarios y se interesa por los autores ingleses, así como por los métodos terapéuticos de Freud del cual, en colaboración con Aurelio Finzi, un sobrino suyo médico, traduce La interpretación de los sueños.


En 1919 comienza su tercera novela, “La conciencia de Zeno”, la cual será publicada en 1923 por el editor Cappelli en Bolonia. En esta obra se muestra su interés por las teorías psicoanalíticas; está escrita como si fueran las memorias que su protagonista escribe a causa de la insistencia de su siquiatra.


Si bien la obra no merece en principio ninguna atención ni por el público ni por la crítica italiana, James Joyce la lee y la aprecia, ayuda a Svevo a traducirla al francés y le aconseja que, tras publicarla en París, la envíe a los críticos franceses V. Larbaud y B. Cremieux. Tras el interés que la obra despierta en Francia, estos dos críticos literarios dedicarán elogiosamente en 1926 a ella y a sus otras dos novelas la mayor parte del fascículo de la revista "Le navire d'argent". Mientras tanto algo se mueve también en Italia, apareciendo en 1925 en la revista milanesa "L'esame" una crítica de Eugenio Montale titulada “Homenaje a Italo Svevo”.


Svevo mientras tanto trabaja en una serie de cuentos y en una cuarta novela, “El vejestorio” o “Las confesiones de un anciano”, cuando, tras ser atropellado por un automóvil cerca de Motta di Livenza (provincia de Treviso), pierde la vida en septiembre de 1928, viniendo publicadas póstumamente sus últimas obras y esbozos.


Svevo, piensa que todos los animales han tenido una evolución debida a una necesidad, o intentar mejorar su forma de vida. pero defiende que el hombre, mediante su inteligencia, se ha adelantado a la evolución, es decir, ha inventado objetos por tal de que al individuo que le faltan cualidades pueda sobrevivir dejando detrás la ley del más fuerte.

   Título:
   Autor:
   Contenido:
   ISBN:
   Colección:
 

EL VIEJO Y LA JOVENCITA


- AVISO LEGAL -