Ir a la cesta de la compra Contacto Ir a la página principal Editorial Editorial Catalogo Sala prensa Foreign rights Newsletter Contactar Distribuidores Cesta
Buscador
Casanova, Giacomo
Biografía
Giacomo Casanova
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Retrato de Giacomo CasanovaGiacomo Girolamo Casanova (Venecia, 2 de abril de 1725 – Dux, actual Duchcov (República Checa), 4 de junio de 1798) fue un famoso aventurero veneciano. Se le conoció sobre todo como un hombre famoso por sus conquistas amorosas, que llegaron a ser 132.[cita requerida] Hizo una auténtica carrera de coqueterías y aventuras con diversas mujeres, todas a causa de sus amoríos con ellas, lo que le hizo de él, popularmente y a través del tiempo, el prototipo de amante y aventurero (en alusión a su apellido) no importando que se tratase desde la más aristocrática hasta la más sencilla, incluidas las de peor reputación. Queda de él una producción literaria muy vasta, pero como se dijo, es recordado primordialmente como aventurero y seductor. Pero a esta fama contribuyó verosímilmente su más importante obra autobiográfica: Histoire de ma vie, en la que el autor describe con máxima precisión y franqueza, sus aventuras, sus viajes y sus innumerables encuentros galantes.

Esta obra fue escrita en francés y por tal motivo debería formar parte de la literatura de esta lengua, pero la elección de idioma fue dictada por motivos que sobre todo tenían en cuenta la difusión de la obra una vez editada, en consideración a que en esa época, el francés era el idioma más conocido y hablado en Europa. Así como en nuestra época acontece con el inglés. Es el mismo Casanova, quien en el prefacio de sus memorias escribió, en efecto, haciendo referencia a la anotada mayor difusión de la lengua francesa:

« J'ai écrit en français, et non pas en italien parce que la langue française est plus répandue que la mienne. »

Convencido de la inmortalidad de su obra, o con el propósito de garantizarla, Casanova escribió, por esto, usando el idioma que podría suministrarle en sus cálculos el mayor número posible de potenciales lectores. Otras obras menores las escribió, en cambio,en italiano; tal vez porque no se le escapaba que las mismas no devendrían jamás un «monumento», como acaeció en cambio, y sin duda, con su autobiografía.

Pero Casanova no alcanzó a vislumbrar el espíritu de renovación que se avecinaba y que haría desviar la marcha de la historia en direcciones antes insospechadas. Así, permaneció como anclado hasta su muerte al Antiguo régimen, y a la adherencia a esa clase de la cual, por su nacimiento, estaba excluido, aun cuando siempre buscó —desesperadamente— formar parte de ella; incluso en su tiempo concreto, cuando la nobleza caminaba irremediablemente hacia su estrepitoso ocaso.

Casanova debe ser considerado sin dudas como el primer escritor de costumbres moderno. No se encuentra en él ningún temor de revelar situaciones, inclinaciones, actividades, tramas y sobre todo, confesiones que eran, para la época e incluso para siglos posteriores, absolutamente no referibles. Naturalmente, el primer problema fue el de haber citado personajes de primer plano, en circunstancias muy cercanas a sus propias acciones. Las memorias están así abarrotadas hasta lo inverosímil de los actores principales de la historia europea del siglo XVIII. Sea en lo atinente al plano político o cultural. Todas estas circunstancias no dejan de estar vinculadas a lo que hoy no es tan importante: la «inmoralidad» de la obra casanoviana.

Esto último debe entenderse como controversia con las costumbres, los formalismos y la hipocresía del siglo y del siglo siguiente,todavía más fóbico que el precedente. Casanova ha sido en alguna manera un adelantado en los tiempos y de este modo era un hombre de avanzada para su época.

Es imposible, prácticamente, enumerar en la literatura moderna, todas las referencias de una figura que ha resultado arquetípica. A este respecto se debe citar a los «casanovistas», serie de investigadores que se han ocupado más o menos profesionalmente de la vida y la obra de Casanova. A esta gran legión de estudiosos se deben infinitas identificaciones de personajes, revisiones múltiples, y encuentro de masa documental. Aunque parezca poco creíble una gran parte de la obra casanoviana está todavía inédita. La grafomanía de Casanova, fue proverbial. Su vida, a partir de cierta etapa, devino la de un hombre consagrado totalmente dedicada a la escritura.

   Título:
   Autor:
   Contenido:
   ISBN:
   Colección:
 

Breviario


- AVISO LEGAL -